¿Cuál es la verdadera «bandera dominicana de la salud»?

¿Cuál es la verdadera «bandera dominicana de la salud»?

Sin el mínimo interés de menoscabar el valor educativo del «Pilón Dominicano», elaborado por el Ministerio de Salud Pública, para promover una alimentación saludable, nos atrevemos a formular nuestra «bandera de la salud».

1- El cuarto azul superior  de la bandera, en contacto con el asta, contiene frutas frescas, ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes; fibras para prevenir y controlar la diabetes, el estreñimiento, las hemorroides, el cáncer y las enfermedades cardiovasculares.

2- El cuarto rojo superior, distante al asta, contiene vegetales frescos, de colores intensos y variados, tan nutritivos y saludables como las frutas.

3- El cuarto rojo inferior adyacente al asta, contiene grasas vegetales saludables (aceite de oliva y canola), aguacate y nueces; aceites de maíz, soya y maní.

4- El cuarto azul inferior, contiene cereales integrales, tubérculos y leguminosas, ricas en almidón y glucosa, que aportan energía a neuronas, glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas, músculo, riñón y corazón.

5- La cruz blanca contiene alimentos proteicos (lácteos descremados, huevos, aves, pescados y mariscos), para formar órganos y tejidos, enzimas, hormonas, anticuerpos, etc.

6- El centro de la cruz lleva por escudo, un vaso de agua con el número ocho (consumo promedio diario), y encima el sol brillante, fuente de vida.

7- La isla Saona o «Saomella» simboliza los chicharrones de Villa Mella, prototipo de las comidas chatarra.

8- El asta de la bandera representa la actividad física; y en su extremo superior un caduceo, nos recuerda el chequeo médico periódico.

Muchos han invertido su bandera, y viven en «guerra» permanente; pues consumen mucha grasa, panes, cereales y tubérculos; pocas frutas y vegetales (cuartos hacia abajo). Al invertirse la bandera, se derrama el agua del vaso, el sol se obscurece y se apaga la vida. Otros están de «duelo», pues hacen muy poca actividad física (bandera a media asta); y hay quienes viven en la obscuridad de la noche, porque no se ejercitan (no han enhestado su bandera). ¡Cuántos viven hoy en «Saomella»! Es tiempo ya, de mostrar nuestro patriotismo, izando nuestra bandera, y gritando junto al bardo petromacorisano, Gastón F. Deligne: «¡Qué linda en el tope estás, dominicana bandera; quién te viera, quién te viera, más arriba mucho más.

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados