Conoce los daños a largo plazo que produce la diabetes

Conoce los daños a largo plazo que produce la diabetes

El día 14 de noviembre se celebra la lucha en contra de la Diabetes, establecido por la Federación Internacional de la Diabetes (FID) y la Organización mundial de la Salud (OMS) desde el 1991 hasta la fecha. La Diabetes mellitus es una condición crónica que se caracteriza por niveles de glucemia altas (hiperglucemias) siendo ésta muy dañina en los órganos, esto es lo que conocemos como glucotoxicidad o la toxicidad de la glucosa. En los pacientes con diabetes tipo 2 se encuentra una insulinorresistencia, que no es mas que una respuesta reducida de algunos órganos a la acción de la insulina que es la hormona responsable de llevar la glucosa a los tejidos. Esta afección se observa en especial  en el hígado, el músculo esquelético, tejido adiposo y el cerebro, produciendo daños en los tejidos, lo que conocemos como lipotoxicidad. Estos daños locales conocidos como glucotoxicidad y lipotoxicidad son los factores encargados de producir las afecciones que caracterizan esta condición, produciendo daño envejecimiento prematuro de las células, aumento de la inflamación y fibrosis.

Los daños a largo plazo que la diabetes producen, se dividen en macrovascular y microvascular:

Daños macrovasculares:

 

  • A nivel cerebral: aumenta el riesgo de accidentes cerebrovasculares, incluyendo ataque isquémico transitorio, deterioro cognitivo, entre otras.

Para evitar la aparición de estos eventos es necesario tener un buen control de los niveles de glucemia, de colesterol, de la presión arterial, eliminar el hábito de fumar, actividad física habitual, alimentación saludable y utilizar el tratamiento prescrito.

  • Los niveles altos de glucemias aunado con los niveles altos de presión arterial y la insulinorresistencia, provocan acumulación anormal de las grasas en sangre, alteración e inflamación a nivel de los vasos sanguíneos, junto con un acúmulo de productos de desecho, aumentan el riesgo de enfermedad coronaria, produciendo infarto agudo al miocardio, insuficiencia cardiaca, entre otros. Si fuma, es necesario que no lo haga y que mantega lo niveles de presión arterial y glicemias controladas. Para tener una buena salud cardiovascular en diabetes, también es necesario reducir los niveles de colesterol, reducir al menos el 10 % de su peso, tratando de disminuir la circunferencia abdominal haciendo de forma habitual ejercicios e incluir a toda la familia en un plan nutricional.
  • En las extremidades inferiores producen daños vasculares periféricos, produciendo reducción del flujo sanguineo, heridas de escasa cicatrización que pueden contribuir a producir gangrenas.

Daños microvasculares:

  • En los ojos los niveles altos de glucemias, conjugados con niveles altos de presión provocan daño en los pequeños vasos provocando retinopatía diabética, cataratas y glaucoma.  A medida que transcurre el tiempo la diabetes puede provocar reducción de la visión y ceguera.  Los niveles elevados de la glicemia y el daño en los ojos suele ocurrir en momentos iniciales de la prediabetes, dañando los vasos sanguíneos, produciendo un escape de fluidos y edema. Ocurre la formación débil de nuevos vasos sanguíneos que crecen de forma desorganizada, produciendo sangrado y cicatrices en el ojo o causando una elevación peligrosa de la presión ocular.

La retina es la capa más interna del ojo que es sensible a la luz y que envia señales al cerebro para poder ver el entorno.  Cuando se dañan los pequeños vasos por la diabetes, se produce la retinopatía diabética.

Otra afección es el edema macular diabético, Glaucoma y cataratas.

La forma de evitar estas complicaciones es mantener los niveles de glucemia, presión arterial y colesterol adecuados, dejar de fumar y realizar examen con dilatación pupilar una vez al año.

  • La hiperglucemia junto con la hipertensión provocan daños en los pequeños vasos que sobrecargan los riñones, resultando en nefropatía diabética. Este daño se establece de manera progresiva a través de los años. Los mayores riesgos para la progresión de la nefropatía diabética ocurre en pacientes con diabetes fumadores, sobrepeso u obesos, con alta ingesta de sal, sedentarios, con daño cardíaco asociado y con historia familiar de daño renal.

El daño renal no suele tener síntomas , por lo que es necesario el chequeo frecuente con los especialistas, cada tres meses con el control de los niveles de glucemias y una vez al año con el nefrólogo como chequeo rutinario.

La forma más eficaz para prevenir la progresión al daño renal, es mantener los niveles de glucosa y de presión arterial óptimos, dejar de fumar, tomar los medicamentos prescritos, mantener estilo de vida saludable, conservar un peso adecuado y visitar un nutriólogo para controlar la sal de la dieta.

  • La hiperglucemia daña los nervios periféricos del sistema nervioso, resultando en dolor o entumecimiento, conocido como neuropatía diabética, ocasionado de igual forma por los altos niveles de grasas como los triglicéridos, provocando daños a nivel de las terminales nerviosas y que pueden producir heridas que en muchos casos no son percibidos por el paciente, aumentando el riesgo de infecciones, úlceras y amputaciones.  

Otros daños producidos por esta condición está la disfunción erectil, gastroparesia, problemas urológicos, constipación, diarrea, problemas dentales, entre otros.

La forma más eficaz para evitar todas las complicaciones crónicas de la diabetes es mantener los niveles de glucemia, presión arterial y colesteroles adecuados. Realiazar actividad física 150 minutos por semana de aeróbicos y tres veces a la semana de ejercicios de resistencia, acompañados de un plan nutricional adecuado para conservar la reducción adecuada de peso.

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados