Bacteriuria asintomática: guía 2019

Bacteriuria asintomática: guía 2019

La detección o el tratamiento de la bacteriuria asintomática no se recomienda, excepto en pacientes embarazadas.

Esta actualización de las pautas de IDSA de 2005 incorpora nuevas pruebas y aborda poblaciones adicionales, incluidos niños, pacientes con neutropenia, receptores de trasplantes de órganos sólidos y pacientes que se someten a cirugía no neurológica.

La bacteriuria asintomática es común en mujeres sanas y en adultos y niños con anomalías urológicas asociadas con la micción alterada. Se describió por primera vez cuando los estudios iniciales que validaban el uso del cultivo de orina cuantitativo para la infección urinaria informaron una alta prevalencia de cultivos de orina positivos, con o sin piuria, en algunas poblaciones de mujeres, sin síntomasgenitourinarios acompañantes atribuibles a la infección.

En ese momento, una de las causas más comunes de insuficiencia renal se atribuyó a la «pielonefritis crónica», un hallazgo histológico que se presume que fue causado por una infección. Además, los estudios iniciales observaron sistemáticamente que una alta proporción de mujeres con bacteriuria asintomática persistente inicialmente identificadas en el embarazo temprano desarrollaron pielonefritis y posibles resultados fetales negativos más adelante en el embarazo. Por lo tanto, la bacteriuria asintomática se interpretó como un hallazgo siniestro que justificaba la detección y el tratamiento.

Estudios observacionales y de intervención posteriores que evaluaron el cribado y el tratamiento a largo plazo en escolares, mujeres embarazadas y mujeres sanas sugirieron que era benigna en niños y en mujeres que no estaban embarazadas. Además, los esfuerzos para mantener la orina estéril a menudo eran inútiles.

Los estudios prospectivos y aleatorizados de antimicrobianos o no antimicrobianos para la bacteriuria en niños, mujeres sanas, poblaciones de mayor edad, pacientes con catéteres crónicos permanentes o intermitentes, y pacientes con diabetes sugirieron que el tratamiento antimicrobiano no proporcionó ningún beneficio.

Al mismo tiempo, los antimicrobianos aumentaron el riesgo de resultados como la resistencia a los antimicrobianos y la infección por Clostridioides difficile y, en algunos casos, aumentaron el riesgo de infección del tracto urinario poco después del tratamiento.

Para algunas poblaciones con una alta prevalencia de bacteriuria asintomática, como los pacientes con catéteres permanentes, las poblaciones institucionalizadas mayores, los pacientes con lesión de la médula espinal y algunas personas con diabetes, una orina estéril no se puede mantener, a pesar del uso antimicrobiano intenso.

Las pautas de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América (IDSA) publicadas en 2005 resumieron esta evidencia para adultos e hicieron recomendaciones para el tratamiento o no tratamiento en poblaciones relevantes.

Fuente: www.intramed.net

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados