¿Cómo afecta a tu salud trabajar de noche y dormir de día?

¿Cómo afecta a tu salud trabajar de noche y dormir de día?

REDACCIÓN: Hay estudios que demuestran que trabajar (de forma permanente, o rotatoria) en turno de noche tiene consecuencias adversas sobre la salud de las personas, especialmente si el trabajador tiene este turno durante mucho tiempo.

El organismo de los seres humanos está preparado para trabajar de día y descansar de noche. Por este motivo, durante la noche disminuyen las aptitudes físicas y mentales de las personas, y mantenerse despiertos y realizando una actividad que requiera concentración supone un mayor esfuerzo del que necesitarían durante el día para hacer lo mismo. Este “desgaste extra” tiene un efecto acumulativo y puede originar afecciones como hipertensión e hipercolesterolemia  lo que a su vez incrementa el riesgo de sufrir cardiopatías

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que un trabajador envejecerá prematuramente cinco años por cada 15 años que permanezca en horario de trabajo nocturno. Aunque los problemas de salud no se empiecen a manifestar hasta después de cinco o 10 años de trabajo nocturno, la disminución del rendimiento del trabajador a consecuencia de la fatiga acumulada por la inadaptación al horario, es mucho más fácil de detectar.

Según el neurólogo José Silié, esas personas que tienen que realizar labores nocturnas, obligan su cerebro al cambio de la naturaleza, que se condiciona, pero jamás se acomodará a la transformación de su naturaleza. A largo plazo, tendrá las consecuencias de disminución de la memoria de la capacidad de orientación y respuesta cerebral rápida.

“El cerebro utiliza el sueño para recuperar las neuronas, tiempo en que este órgano más trabaja, y en el que consume más energía que durante la vigilia. Si le hacemos un electroencefalograma a una persona en sueño profundo notaremos que está en su máxima actividad, y es precisamente en este período que se higieniza en totalidad, lo que solo se logra cuando se está en descanso”, manifiesta Silié.

Si una persona, además de tener este cambio en su rutina, no busca los mecanismos para dormir adecuadamente, tendrá consecuencias dañinas que serán demostradas en acciones de violencia, tristezas, depresiones e irritabilidad, manifiesta el especialista.

Recomendaciones   Según el  Neurólogo José Silié para el periódico el Caribe

                                     

  1. Lleva una dieta equilibrada

El sueño y la comida son dos elementos básicos para que el cuerpo y la mente funcionen. Por eso, si alteramos las horas de descanso es aún más importante que cuidemos la dieta. Intenta comer siempre a la misma hora y evitar los productos que puedan provocarte hinchazón y pesadez en horario laboral.

  1. Controla tu ritmo corporal

Al dejar de dormir por las noches, nuestro ritmo corporal se altera. En este sentido, es útil marcarle una pauta estricta desde el principio. No solo en relación a la hora de comer, sino al tiempo dedicado al sueño y al descanso.

  1. Duerme bien

Aunque estamos programados para dormir de noche, también podemos hacerlo adecuadamente durante el día. Para ello, es fundamental que nos aislemos del exterior lo máximo posible. Por ejemplo, es recomendable dormir en una habitación sin luz del exterior, ni ruidos. Procura bajar bien las persianas y utilizar tapones para los oídos. Además, siempre puedes pedir asesoramiento a un médico especializado en el sueño.

  1. Realiza algún deporte

El deporte no solo mejora nuestra salud física, sino que contribuye a nuestro bienestar mental. Es aconsejable ejercitar el cuerpo, ya que te ayudará a asumir mejor el cambio de horarios, y a la hora de dormir lo harás con menos esfuerzos y mejor, según los especialistas.

  1. Evita el consumo de estimulantes

Que trabajes por la noche no significa que tengas que depender de café y otras bebidas estimulantes. Aunque puedes consumir este tipo de productos puntualmente, intenta evitar al máximo la cafeína.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados