¿Cómo prevenir la formación de cálculos renales?

¿Cómo prevenir la formación de cálculos renales?

Los cálculos renales son concreciones de diferentes sales minerales, incorporadas en una matriz orgánica, que se originan en el riñón o vías urinarias superiores.

El 75-80% de ellos son cálculos de calcio (principalmente, oxalato de calcio, y en menor proporción, fosfato de calcio).

El 20-25% restante contienen ácido úrico (10%), fosfato de amonio y magnesio (10%) y cistina (1-2%). Su prevalencia en los países industrializados es de 5-12%, y constituyen la tercera patología urológica más frecuente, tras las infecciones y la patología prostática.  Son más frecuentes en hombres; incrementándose en los últimos años en la población femenina, debido a los cambios en el estilo de vida, aumento de la obesidad, y malos hábitos alimentarios: alto consumo de alimentos procesados, sal y proteínas de origen animal (más de 3.5 onzas por comida); pobre ingesta de agua y fibras.

Su incidencia aumenta después de los 20 años, es máxima entre los 40-60 años en los hombres, y en las mujeres después de los 60 años, por la caída de los estrógenos.

La recurrencia es de 53% a los 10 años, y 60-80% a lo largo de la vida, asociándose con antecedentes familiares.

Esta patología aumenta el riesgo de infecciones urinarias, hidronefrosis, sangrado e insuficiencia renal.

Principales medidas recomendadas para prevenir la formación y recurrencia de cálculos renales:

1- Tomar 3 litros de agua al día (1 vaso cada hora, incluyendo 1 vaso antes y otro después de cada comida), para producir 2 litros diarios de orina de color claro como jugo de limón o toronja. Esta medida reduce las recurrencias en un 30-40%.

2- Limitar el consumo de sal (6 gramos/día), y de cárnicos (2-3 onzas en cada comida) porque las proteínas animales aumentan la eliminación urinaria de calcio.

3- Mantener una ingesta alimentaria adecuada de calcio (1,200 mg/día); evitando los suplementos de calcio y vitamina C, sin autorización médica. Fuentes de calcio: leche semidescremada (355 mg/8 onzas), yogur de frutas (384 mg/ 8 onzas), queso cheddar (217 mg/onza), sardinas enlatadas (165 mg/onza), higos desecados (75 mg/onza).

4- Consumir por lo menos 5 porciones diarias de frutas y verduras, porque aportan fibras y alcalinizan la orina.

5- Mantener un peso corporal saludable.

Print Friendly

Artículos relacionados