Posición de la ADAT frente a los Nuevos Productos de Tabaco

Posición de la ADAT frente a los Nuevos Productos de Tabaco

Santo Domingo. La Alianza Dominicana Antitabaquismo (ADAT) es una coalición de más de 40 instituciones que han unido fuerzas para contribuir activamente con la reducción del consumo de tabaco en la República Dominicana e incluir el control del tabaquismo en la agenda de las instituciones que rigen o colaboran con la salud de los dominicanos.

La ADAT expresa su posición de alerta ante el creciente uso de los Nuevos Productos de Tabaco (NPT) relacionados con algunas muertes reportadas en nuestro país y los recientes casos publicados de enfermedad respiratoria desconocida en los Estados Unidos y cuyo vínculo común parece ser la inhalación de sustancias a través de estos dispositivos.

La adicción al tabaco es una epidemia global que está devastando a los países y regiones que tienen mayores dificultades en hacer frente a la mortalidad, morbilidad, discapacidad y falta de productividad ocasionada. Esta epidemia sigue un curso que ha sido documentado país tras país, impulsado por una industria que antepone los beneficios a la vida; su propio crecimiento sobre la salud de las generaciones futuras; su propia ganancia económica sobre el desarrollo sostenible de países que luchan por salir adelante. Ahora, a medida que las naciones comienzan a contraatacar y, que algunos países están haciendo retroceder la epidemia, las empresas tabaqueras siguen desarrollando nuevos productos destinados a mantener sus beneficios, con frecuencia disfrazándolos con un manto de atractivo y nocividad reducida.

El tabaco es el único producto de consumo humano que enferma a todos sus usuarios y mata hasta la mitad ellos. Cada año, más de 8 millones de personas fallecen a causa del tabaco. El tabaco mata a una persona cada cuatro segundos. En nuestro país, el consumo de tabaco causa la muerte de más de 6 mil 400 dominicanos cada año.

Conclusiones:
El análisis científico de los estudios realizados a la fecha indica que los Nuevos Productos de Tabaco (NPT) no han demostrado efectividad para dejar de fumar. Dos metaanálisis publicados en 2014 y 2016, concluyeron que estos dispositivos no ayudan a dejar de fumar. Por lo tanto, afirmamos que no hay pruebas científicas que sustenten que los NPT ayude a dejar de fumar.

Hay pruebas concretas que los NPT aportan nicotina en niveles adictivos a los consumidores y su consumo entre los jóvenes ha aumentado dramáticamente. Hay estudios que afirman que el uso de NPT favorece el consumo dual de NPT y tabaco convencional. Por lo tanto, afirmamos que hay evidencias que los NPT pueden favorecer el aumento de consumo de tabaco a nivel poblacional.

Los NPT no han demostrado seguridad. Del análisis de diferentes estudios se observa que los NPT permiten la inhalación de otras substancias (saborizantes, derivados de cannabis, drogas sintéticas y cocaína, entre otras) que además del po- der adictivo, suman nuevas toxicidades que perjudican al usuario. Por lo tanto,

afirmamos que no hay pruebas científicas que demuestren que los NPT son seguros para los consumidores.

Los NPT son dañinos para la salud. El uso de estos dispositivos se ha vinculado con una serie de muertes recientes en los Estados Unidos y en nuestro país. Existen múltiples estudios independientes que señalan efectos adversos a corto plazo. Además, las sustancias contenidas en los vapores y aerosoles han sido relacionadas con la aparición de enfermedades en el aparato respiratorio y cardiovascular y cáncer. No se puede descartar la aparición de efectos adversos a mediano y largo plazo, hoy desconocidos por el corto período de observación. Por lo tanto, afirmamos que hay pruebas científicas que demuestren que los NPT son un riesgo para la salud y la vida de los consumidores.

Tanto en la Constitución Política de la República Dominicana, como en varias leyes y disposiciones administrativas queda expresada la responsabilidad del Estado Dominicano en cuanto a crear los mecanismos necesarios para la protección de los ciudadanos de los daños que provoca el consumo productos de tabaco y de la exposición a las sustancias derivadas de su uso. Por lo tanto, afirmamos que en nuestro país existe un marco jurídico que conmina al Estado a la protección de sus habitantes de las devastadoras consecuencias del consumo productos de tabaco y de la exposición a las sustancias derivadas de su uso.

Es preocupante el incremento significativo del uso de estos dispositivos por la población, con mayor incidencia en los niños, adolescentes y jóvenes. Al mismo tiempo, nos llama la atención el hecho de que no se dé seguimiento a las muertes provocadas por estos dispositivos. Asimismo, el estado no tiene una política que resulte en la reducción del consumo y su impacto sanitario y socioeconómico. Tampoco se fiscaliza el contenido de las soluciones utilizadas en los vaporizadores ni la veracidad de su etiquetado. Por lo tanto, afirmamos que las autoridades sanitarias, el ministerio público y Pro Consumidor no están realizado las labores que las leyes les encomiendan en lo relativo a la vigilancia, regulación, control y sanción de las violaciones.

Recomendaciones:
Los profesionales sanitarios no deben recomendar, en ningún caso, la utilización de este tipo de dispositivos.

La población general debe evitar el uso de cualquiera de estos dispositivos, al tiempo de no exponerse al humo, vapor o aerosol que emanen de estos.

Los adultos, en especial los padres, deben estar vigilantes sobre el consumo de estos productos en niños y adolescentes.

Las autoridades del Ministerio de Salud Pública, del Ministerio Público y Pro Consumidor deben tomar medidas urgentes de vigilancia, regulación y sanciones sobre la venta general, disponibilidad para menores y publicidad, a fin de reducir al mínimo el uso de todos estos dispositivos.

Por nuestra parte, como coalición estamos dispuestos a apoyar a las autoridades ante cualquier iniciativa tendente a promover y educar en los peligros que conlleva del uso de tabaco y sus derivados en el pulmón, el corazón y en otros órganos. Así mismo, nos ofrecemos a acompañar al Ministerio de Salud en el diseño, implementación y vigilancia de políticas dirigidas a reducir el consumo de tabaco en el país.

Conclusiones:

1. El análisis científico de los estudios realizados a la fecha indica que los Nuevos
Productos de Tabaco (NPT) no han demostrado efectividad para dejar de fumar.
Dos metaanálisis publicados en 2014 y 2016, concluyeron que estos dispositivos no
ayudan a dejar de fumar. Por lo tanto, afirmamos que no hay pruebas científicas
que sustenten que los NPT ayude a dejar de fumar.
2. Hay pruebas concretas que los NPT aportan nicotina en niveles adictivos a los
consumidores y su consumo entre los jóvenes ha aumentado dramáticamente. Hay
estudios que afirman que el uso de NPT favorece el consumo dual de NPT y tabaco
convencional. Por lo tanto, afirmamos que hay evidencias que los NPT pueden
favorecer el aumento de consumo de tabaco a nivel poblacional.
3. Los NPT no han demostrado seguridad. Del análisis de diferentes estudios se
observa que los NPT permiten la inhalación de otras substancias (saborizantes,
derivados de cannabis, drogas sintéticas y cocaína, entre otras) que además del poder adictivo, suman nuevas toxicidades que perjudican al usuario. Por lo tanto,
2
afirmamos que no hay pruebas científicas que demuestren que los NPT son
seguros para los consumidores.
4. Los NPT son dañinos para la salud. El uso de estos dispositivos se ha vinculado con
una serie de muertes recientes en los Estados Unidos y en nuestro país. Existen
múltiples estudios independientes que señalan efectos adversos a corto plazo.
Además, las sustancias contenidas en los vapores y aerosoles han sido relacionadas
con la aparición de enfermedades en el aparato respiratorio y cardiovascular y
cáncer. No se puede descartar la aparición de efectos adversos a mediano y largo
plazo, hoy desconocidos por el corto período de observación. Por lo tanto,
afirmamos que hay pruebas científicas que demuestren que los NPT son un
riesgo para la salud y la vida de los consumidores.
5. Tanto en la Constitución Política de la República Dominicana, como en varias leyes
y disposiciones administrativas queda expresada la responsabilidad del Estado
Dominicano en cuanto a crear los mecanismos necesarios para la protección de los
ciudadanos de los daños que provoca el consumo productos de tabaco y de la
exposición a las sustancias derivadas de su uso. Por lo tanto, afirmamos que en
nuestro país existe un marco jurídico que conmina al Estado a la protección de
sus habitantes de las devastadoras consecuencias del consumo productos de
tabaco y de la exposición a las sustancias derivadas de su uso.
6. Es preocupante el incremento significativo del uso de estos dispositivos por la
población, con mayor incidencia en los niños, adolescentes y jóvenes. Al mismo
tiempo, nos llama la atención el hecho de que no se dé seguimiento a las muertes
provocadas por estos dispositivos. Asimismo, el estado no tiene una política que
resulte en la reducción del consumo y su impacto sanitario y socioeconómico.
Tampoco se fiscaliza el contenido de las soluciones utilizadas en los vaporizadores
ni la veracidad de su etiquetado. Por lo tanto, afirmamos que las autoridades
sanitarias, el ministerio público y Pro Consumidor no están realizado las
labores que las leyes les encomiendan en lo relativo a la vigilancia, regulación,
control y sanción de las violaciones.
Recomendaciones:
1. Los profesionales sanitarios no deben recomendar, en ningún caso, la
utilización de este tipo de dispositivos.
2. La población general debe evitar el uso de cualquiera de estos dispositivos, al
tiempo de no exponerse al humo, vapor o aerosol que emanen de estos.
3. Los adultos, en especial los padres, deben estar vigilantes sobre el consumo de
estos productos en niños y adolescentes.
4. Las autoridades del Ministerio de Salud Pública, del Ministerio Público y Pro
Consumidor deben tomar medidas urgentes de vigilancia, regulación y
sanciones sobre la venta general, disponibilidad para menores y publicidad, a
fin de reducir al mínimo el uso de todos estos dispositivos.
3
Por nuestra parte, como coalición estamos dispuestos a apoyar a las autoridades ante
cualquier iniciativa tendente a promover y educar en los peligros que conlleva del uso de
tabaco y sus derivados en el pulmón, el corazón y en otros órganos. Así mismo, nos
ofrecemos a acompañar al Ministerio de Salud en el diseño, implementación y vigilancia de
políticas dirigidas a reducir el consumo de tabaco en el país.
Instituciones miembros de la Alianza Dominicana Antitabaquismo (ADAT)
1. Fundación Dominicana de Obesidad y Enfermedades Cardiovasculares
2. Sociedad Dominicana de Cardiología
3. Sociedad Dominicana de Neumología y Cirugía de Tórax
4. Sociedad de Neumólogos del Norte
5. Sociedad Dominicana de Hematología y Oncología
6. Sociedad Dominicana de Endocrinología y Nutrición
7. Sociedad Dominicana de Nutrición Enteral
8. Sociedad Dominicana de Nutrición Clínica y Metabolismo
9. Sociedad Dominicana de Pediatría
10. Sociedad Dominicana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva
11. Asociación Dominicana de Médicos Internistas
12. Asociación Dominicana para el Estudio de la Obesidad
13. Colegio Médico Dominicano, Filial Santiago
14. Instituto de Nutrición Sicología Diabetes y Enfermedades Metabólica
15. Federación Latinoamericana de Sociedades de Obesidad
16. Sociedad Centroamericana y del Caribe de Hipertensión Arterial y Prevención Cardiovascular.
17. Fundación Dominicana de Cardiología
18. FUNDACOT
19. Fundación Miniño
20. Fundación Misericordia
21. Fundación Desarrollo Educación y Valores
22. Universidad Nacional Evangélica
23. Colegio Oasis Christian School
24. Centro Cristiano de Enseñanza
25. Colegio Evangélico Roselia Núñez
26. Colegio Cristiano Fuente de Salvación
27. Colegio Evangélico Tamboril
28. Colegio Evangélico Simón Bolívar
29. Instituto Evangélico
30. Colegio Uneviano
31. Iglesia Asamblea De Dios
32. Iglesia Metodista Libre
33. Iglesia Fuentes de Salvación
34. Iglesia Triunfadores en Cristo
35. Asociación Dominicana del Norte de la Iglesia Adventista del Séptimo Día
36. Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
37. Consejo Evangélico de Santiago
38. Federación de Pastores del Cibao
39. Centro Santiago Apóstol
40. Centro Médico Dr. Batista
41. Asociación Dominicana de Estudiantes Evangélicos

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados