Todo lo que debe saber sobre las enfermedades hepáticas y trasplantes  en niños

Todo lo que debe saber sobre las enfermedades hepáticas y trasplantes  en niños

REDACCIÓN.- En Latinoamérica existen varios centros de trasplantes por ejemplo en Argentina, Chile, México, Brasil, también existen algunos en Costa Rica, pero las posibilidades son muy limitadas.

La doctora Mercedes Martínez, al participar en el Congreso Hispano Americano de Hepatología Molecular y Trasplante Hepático Pediátrico, la especialista asegura cuando se evalúan estos centros en  Latinoamérica está muy atrasada, en una investigación realizada los centros de trasplantes en Estados Unidos  en Latinoamérica se necesitan como 20 centros de trasplante y de esos algunos cinco debían ser para el Caribe y la realidad es que  El Caribe no hay un centro de trasplantes hepático en el caribe.

“Yo creo es un problema social, tener un centro de trasplante en un país son programas  costosos pero también aumentan el desarrollo y el nivel de salud de un país, eleva el nivel técnico de todas las especialidades , y creo debe existir un apoyo financiero porque no se debe abrir un centro de trasplante solo para los niños que tengan dinero, creo si abrimos un centro de trasplante debe ser para que se trasplante los niños de cualquier posibilidad y ese es uno de los sueños del doctor Carlos Montero y yo  de poder abrir el primer centro de trasplante hepático caribeño en RD llevamos mucho tiempo tratando de poder obtener apoyo gubernamental ya que es necesario para poder trasplantar un niño de cualquier poder adquisitivo” asegura la especialista.

Hay diferentes indicaciones para el trasplante hepático, las más frecuentes son las fallas hepáticas crónicas, la indicación más frecuente son las atresia de las vía biliares, estos son niños que nacen con un problemas que pensamos sea congénita con alguna influencia ambiental donde los conductos biliares entrepáticos se destruyen y el niño se pone amarillito están mal nutridos.

También están los niños que presentan fallo hepático fulminante, ese es el niño que está totalmente bien corriendo y presenta fiebre, o dolor de barriga se pone amarillo se desorienta y ese niño que está en una falla hepática aguda podría sanarse pero si no se recupera puede morir en una semana.

El niño que tiene una falla hepática crónica pues tiene más tiempo la familia para prepararse y buscar atención médica.

Una vez se decide que el niño será trasplantado el problema es buscar el órgano compatible es ahí entonces la compatibilidad que es buscamos es el grupo sanguíneo y un adulto puede donar una porción de su hígado para un niño, generalmente son los padres que son donantes vivos.

Si no existe donante vivo hay que poner el niño en lista de espera, todos los países no tienen listas de esperas, ya en República Dominicana se están haciendo trasplantes de adulto y de adolescente pero cuando se trata de trasplantar a un niño entonces ahí hay que coger una porción de ese hígado y técnicamente es más complicado la atención.

Pero una vez el niño es trasplantado es increíble como los niños se recuperan, los niños se van a la casa entre siete y ocho días si no hay complicaciones graves, se recuperan rápidamente, la recuperación nutricional lleva aproximadamente unos seis meses a un año, pero una vez un niño se trasplanta va a tener que estar en medicina inmunosupresora de por vida esas son medicinas que tienen sus efectos secundarios y deben tener consulta con el medico con frecuencia la mayoría de las medicinas deben ser vigiladas con frecuencias  para estar seguro de que estén en el rango apropiado que no estén en rango muy bajo porque puede haber rechazo y si están muy altos puede ser que haya problemas con los riñones y otros órganos.

La doctora  Mercedes Martínez,  indica que en Estados Unidos  hay cerca de 400 a  600 niños en lista de espera pero asegura se  hacen cerca de 300 trasplantes por año.

Muchos de estos niños una cuarta parte están inactivos, pero generalmente no hay muerte en la lista de espera para niños porque existe la posibilidad de que los padres o algún familiar le done una porción pequeña del hígado pues la mortalidad en la lista de espera es menor.

La cirugía en el donante es bien tolerada y recientemente hemos desarrollado una técnica quirúrgica que se usa en varios hospitales  del mundo y en el Prebisterian de New York y hacer la cirugía del donante por vía laparoscópica ya que es más pequeña el donante puede incorporarse al trabajo en una dos semanas

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados