¿Por qué las bebidas gaseosas dietéticas son perjudiciales para la salud?

¿Por qué las bebidas gaseosas dietéticas son perjudiciales para la salud?

Las bebidas gaseosas dietéticas se consumen cada día más, sobre todo por quienes siguen un plan de alimentación para perder peso corporal. Pero según las evidencias, estas bebidas no son tan seguras como se cree, ya que “las apariencias engañan” y “no todo lo que brilla es oro”

1- Estas bebidas no son nutritivas, ya que están constituidas por agua carbonatada, edulcorantes artificiales (aspartame, sacarina, sucralosa, ciclamato y acesulfame-K) o naturales (estevia), colorantes (caramelos, antocianina), saborizantes y otros aditivos artificiales (cafeína, benzoato de sodio, ácidos cítrico, málico y fosfórico). Estos ácidos se asocian con el riesgo de caries dental. En algunos casos, una lata de gaseosa endulzada con estevia podría contener hasta 5 cucharaditas de azúcar con un  aporte de 100 calorías.

2- Aumentan el riesgo de obesidad, diabetes, síndrome metabólico y depresión. Estas bebidas al carecer de azúcar, disparan procesos neurofisiológicos que mantienen al organismo con sensación de hambre, motivación para comer, provocando un mayor consumo de alimentos y energía, que contribuye a la ganancia de peso (OPS/OMS, 2016).

3- Aumentan el riesgo de osteoporosis. Las mujeres mayores de 60 años ya tienen mayor riesgo de sufrir osteoporosis que los hombres, y según los investigadores de la Universidad de Tufts, beber gaseosas regulares o dietéticas, agrava este problema. Las mujeres que bebían gaseosas tenían casi 4% menor densidad mineral en los huesos de sus caderas que las mujeres que no bebían gaseosas.

4- Mayor riesgo de enfermedad renal crónica (ERC). Un análisis de las dietas de más de 15 mil personas, reveló que quienes consumieron más de siete vasos de gaseosas dietéticas por semana tuvieron un riesgo casi el doble de sufrir ERC, comparados con aquellos que tomaban menos de un vaso por semana (Clin J Am Soc Nephrol. 2017). Este efecto es atribuido al alto contenido de ácido fosfórico, que aumentaría la carga ácida del riñón. Otros estudios revelan un mayor riesgo de padecer cálculos renales.

5- Según investigadores de la Universidad de Miami y la Universidad de Columbia los aficionados a la gaseosa dietética tienen un 43% más de probabilidades de experimentar un infarto cardíaco o derrame cerebral que aquellos que no las beben.

Entonces, ¿por qué sigues jugando con este veneno?

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados