¿Qué es la obesidad metabólicamente saludable o normal?

¿Qué es la obesidad metabólicamente saludable o normal?

La obesidad (Índice de Masa Corporal o IMC mayor de 30 kg/m2) es conocida como un factor independiente de riesgo cardiovascular y de mortalidad en la población general.

Sin embargo, un 10-40% de los obesos presenta cierta  “protección” contra los trastornos cardiovasculares y cardiometabólicos relacionados con la obesidad (Assis R y Fonseca M, 2016. J Obes Eat Disord 2 (2):23).  Aunque no existe ningún consenso sobre la definición de obesidad metabólicamente saludable (OMS), la mayoría de los estudios la definen como aquel tipo de obesidad que no se acompaña de enfermedades metabólicas, tales como diabetes mellitus tipo 2, dislipidemia (aumento de colesterol y/o triglicéridos) o hipertensión arterial.

En una población de 726 sujetos con IMC entre 19 y 44 kg/m2 la prevalencia de OMS declinó desde 85% en las personas con peso corporal normal, hasta un 47% en los obesos, y 23% en los sujetos con obesidad mórbida. Estos hallazgos sugirieren que a medida que aumenta el IMC disminuye dramáticamente la probabilidad de estar metabólicamente normal (Drolet R y col. Obesity 2009; 17: 424–430).

La diferencia entre la obesidad metabólicamente saludable (OMS) y la obesidad no metabólicamente saludable (OMNS) podría ser el lugar donde se deposita la grasa corporal; pues en la OMS la grasa se almacena debajo de la piel, mientras que en la OMNS el depósito ocurre en las vísceras, produciendo la peligrosa “pancita arrocera” (cintura mayor de 35 pulgadas en la mujer, y mayor de 40 pulgadas en el hombre). Definitivamente es mejor acumular grasa debajo de la piel; pues la grasa visceral libera citoquinas inflamatorias, produciendo una inflamación crónica sub-clínica del tejido adiposo, resultando en el desarrollo de resistencia a la insulina, diabetes tipo 2 y síndrome metabólico (Muñoz-Garach A, y col. 2016 Nutrients 8: 320). La OMS parece ser una fase silente o sub-clínica de la OMNS, ya que hasta un 42% de las personas con OMS desarrolla síndrome metabólico dentro de los siguientes 10 años (Eshtiaghi, R. y col. Int. J. Obes. 2015, 39, 514–519). Se ha postulado que la grasa corporal primero se acumula debajo de la piel, pero cuando las células del tejido subcutáneo se saturan, entonces la grasa comienza a almacenarse en las vísceras. Por lo tanto, sería saludable que los sujetos con OMS puedan perder por lo menos un 5-10% de su peso corporal, para evitar la aparición de OMNS. Este objetivo podría lograrse mediante la implementación de una dieta de reducción saludable, ejercicios físicos regulares y cambios en el estilo de vida.

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados