¿Cuáles son los beneficios de los probióticos en el tratamiento de la enfermedad hepática grasa no alcohólica(EHGNA)?

¿Cuáles son los beneficios de los probióticos en el tratamiento de la enfermedad hepática grasa no alcohólica(EHGNA)?

Según la OMS, los probióticos son “microorganismos vivos que administrados en cantidades adecuadas, confieren beneficios para la salud del huésped”. Los prebióticos son “substancias alimentarias no digeribles por las enzimas del organismo humano (fructooligosacáridos: FOS, lactulosa, fibras), que sirven para el crecimiento de los probióticos o bacterias benéficas”. El término simbiótico se refiere a la “administración combinada de probióticos y prebióticos. Se ha postulado que los probióticos son beneficiosos en el tratamiento de la EHGA (en especial, si hay daño hepático crónico), actuando por diferentes mecanismos (Dolberis M y col. Metabolism 2017;71:182-97):

1-Bloquean el paso de las bacterias desde el intestino hacia la sangre, al preservar la integridad de la barrera intestinal, mediante la producción de ácidos grasos de cadena corta (acético, propiónico y butírico) por la fermentación de los prebióticos. Éstos ácidos son los combustibles energéticos preferidos por las células del colon (colonocitos).

2- Estimulan la producción de substancias (péptidos) antibacterianos, reducen la inflamación y preservan el sistema inmunológico del huésped.

3- Aumentan la circulación hiperdinámica del hígado, y evitan la aparición de la encefalopatía hepática.

Los probióticos más utilizados son las bifidobacterias y los lactobacilos. Un metanálisis de cuatro estudios aleatorios reveló que el uso de probióticos en pacientes con EHNA, mejora las pruebas de función hepática: gamma glutamil transpeptidasa (GGT) y transaminasas (ALT y AST); la respuesta inflamatoria (factor de necrosis tumoral-alfa); la resistencia a la insulina; el colesterol total y el HDL-colesterol (Ma Y-Y y col, World J Gastroenterology 2013; 19:6911-8). El uso de probióticos constituye una opción terapéutica nueva y prometedora para los pacientes que sufren de EHGNA; sobretodo, si se combinan con antioxidantes (vitaminas E y C, betaína, N-acetilcisteína), hipolipemiantes (estatinas, ezetimibe y omega-3), y agentes sensibilizantes de la insulina (pioglitazona y rosiglitazona); sin olvidar los probados beneficios de la actividad física y la dieta mediterránea (rica en aceite de oliva, nueces, fibras y antioxidantes). Además, se debe evitar el exceso de calorías, el alcohol, el azúcar de mesa y el jarabe de maíz alto en fructosa; limitando las grasas saturadas; y las dietas muy estricta para perder peso.

Print Friendly

Artículos relacionados