¿Cuáles son las recomendaciones dietéticas de la Sociedad Americana de Diabetes (ADA) para controlar los triglicéridos y el colesterol en los pacientes diabéticos?

 ¿Cuáles son las recomendaciones dietéticas de la Sociedad Americana de Diabetes (ADA) para controlar los triglicéridos y el colesterol en los pacientes diabéticos?

Según las últimas Guías de la ADA [Diabetes Care 2017; 40 (Suppl-1):S6-S10], 33-49% de los pacientes diabéticos no alcanzan las metas recomendadas para el control de la hemoglobina glucosilada (HbA1c), la presión arterial o los lípidos en la sangre (triglicéridos y colesterol). El tratamiento de la diabetes debe estar dirigido a lograr un buen control metabólico (glucemia, colesterol, triglicéridos, etc) y mejorar la calidad de vida.

Esto requiere modificaciones en el estilo de vida (dieta, ejercicios, eliminación del tabaco, control del alcohol y del estrés, etc), uso de medicamentos para controlar la glucemia, los lípidos, la presión y reducir el riesgo cardiovascular. Además, la terapia médica está orientada hacia la prevención y/o el retardo en la aparición de las múltiples complicaciones asociadas a la diabetes mellitus, tales como, enfermedad coronaria, ictus, daño de la retina y ceguera, insuficiencia renal, trastorno de la sensibilidad en manos y pies, infartos cardíacos indoloros, retardo del vaciamiento gástrico de los alimentos, diarrea, e insuficiencia circulatoria, con amputaciones de extremidades.

La ADA recomienda las siguientes medidas no farmacológicas para mejorar el perfil lipídico:

1-Evitar el sobrepeso y la obesidad, debido a que hacen más difícil controlar la glucemia, porque causan resistencia a la insulina, y aumentan el riesgo cardiovascular.

2- Reducir el consumo de grasas saturadas, ácidos grasos trans y colesterol. Esto se logra, eliminando las frituras, embutidos, comidas rápidas, papitas fritas, longaniza, chorizo, carnes rojas, chicharrones, vísceras, manteca, lácteos enteros, etc.

3- Aumentar el consumo de ácidos grasos omega-3, abundantes en salmón, atún, sardinas, nueces, etc.

4- Aumentar el consumo de fibras y estanoles, presentes en granos integrales, leguminosas, frutas y verduras de colores intensos y variados. ¡Por lo menos 5 porciones al día de frutas y verduras (vegetales)!

5- Incrementar la actividad física. Se recomiendan unos150 min o más/semana de ejercicios físicos aeróbicos moderados a vigorosos (caminar, trotar, correr, nadar, montar bicicleta, etc), distribuidos en un mínimo de 3 días/semana, sin dejar más de 2 días consecutivos de ejercitarse. Se deben incluir 2-3 sesiones por semana de ejercicios de resistencia (pesas, lagartijas, sentadillas, etc) en días no consecutivos.

 

 

Print Friendly

Artículos relacionados