¿Cuáles son las medidas higiénico-dietéticas recomendadas para controlar el Síndrome de Disautonomía?

¿Cuáles son las medidas higiénico-dietéticas recomendadas para controlar el Síndrome de Disautonomía?

 La disautonomía es un trastorno del sistema nervioso autónomo (simpático y parasimpático), encargado de regular aproximadamente el 90% de las funciones de nuestro cuerpo: sistema cardiovascular, tracto gastrointestinal, sistema genito-urinario y temperatura corporal. Es un síndrome muy poco conocido, porque el médico no piensa en él; y se relaciona con diagnósticos como el síndrome de fatiga crónica, síncope vasovagal, intolerancia o hipotensión ortostática crónica, síndrome de taquicardia postural ortostática, síndrome de taquicardia sinusal inapropiada, bradicardias sinusales, ataques de pánico y ansiedad. En el siglo pasado se conocía como “neurastenia” o “sistema nervioso débil”, en aquellos soldados que sufrían trastornos crónicos relacionados con alteraciones del sueño, fatiga, desmayos, arritmias cardíacas o respiratorias;  estrés postraumático, en los veteranos de guerra; y también en pacientes, mujeres en su mayoría, que presentaban síntomas crónicos similares; y a quienes se les recomendaba descanso y reposo en cama.

Recomendaciones generales:

1- Hacer 6-8 comidas pequeñas al día, incluyendo una porción de cárnicos, en cada una de ellas. Tomar 2-3 litros de agua al día.

2- Comer galletitas saladas, y agregar sal a las comidas.

3- Limitar o evitar el consumo de alimentos ricos en aminas vasodilatadoras:

a)- Tiramina, abundante en alimentos fermentados, tales como: queso añejo o azul, yogur, carnes o pescados ahumados o curados; vino tinto o cerveza; salsa de soya, miso y  tempeh.

b)- Feniletilamina, presente en tarta de queso, quesos amarillos, frutas cítricas, chocolate, cocoa, bayas enlatadas (moras, fresas, arándanos y frambuesa) y vino tinto.

c)- Histamina, presente en carne de res, cerdo,  hígado de pollo, pescado, mariscos, carnes procesadas (salami, chorizo); quesos amarillos añejos; tempeh, tofu, miso; berenjena, espinacas, tomate, salsa de tomate; guineo, piña, frutas cítricas; chocolate, vino, cerveza, levadura, y alimentos que contienen levadura.

d)- Serotonina, producida a partir del triptofano, abundante en nueces, lácteos, cárnicos curados o enlatados y huevos.

e)- Octopamina, presente en las frutas cítricas (limón, naranja, toronja, mandarina).

4- Evitar los cambios bruscos de posición, y los ambientes calurosos; bañarse con agua fría (sentado en un taburete).

5- Usar medias compresivas y ropas ceñidas al cuerpo; fortalecer los músculos abdominales y de las extremidades inferiores con ejercicios; y elevar 30 grados la cabecera de la cama, al dormir.

Print Friendly

Artículos relacionados