Como mantener un cabello saludable?

Como mantener un cabello saludable?

cabelloREDACCION.- Tu cabello se siente un poco quebradizo y duro? Teñirlo, decolorarlo, alisarlo o secarlo puede dañarlo con el paso del tiempo. Estos procesos lo resecan y lo dejan propenso a que esté quebradizo y a que aparezcan las puntas abiertas. Una vez que tu cabello está dañado, la mejor manera de restaurarlo es darle tiempo para que vuelva a crecer saludable y fuerte. Usa tratamientos de acondicionamiento profundo para traer de regreso su brillo y para que esté sano desde adentro hacia afuera, para fomentar el crecimiento de un cabello saludable y nuevo.

Deja de usar tratamientos fuertes. Muchos tratamientos capilares populares le quitan al cabello sus aceites naturales y dañan su tallo. Cuando estés listo para recuperar tu cabello, será muy difícil hacerlo, a menos que dejes todos los tratamientos y permitas que tu cabello vuelva a su estado natural. Si estás acostumbrado a depender de los tratamientos para hacer que tu cabello se vea de la manera que quieres, es posible que sea difícil que cambie a su estado natural. Sin embargo, a la larga recibirás una recompensa con un cabello mucho más saludable. Esto es lo que debes evitar hacer:

• Usar tintes químicos para el cabello, profesionales o los de caja. Si te encanta teñir tu cabello, usa un tinte natural, como la alheña o el té, ya que ambos en realidad ayudan a restaurar el cabello en vez de dañarlo.

• Decolorar tu cabello nunca es bueno para él. Quitarle color daña bastante su tallo y puede hacer que tu cabello se vuelva quebradizo y se rompa.

• Alisarlo o rizarlo con químicos, como un tratamiento brasileño o una permanente. Los químicos que fuerzan al cabello liso a estar rizado o al cabello rizado a estar liso y brillante lo dañan mucho.
2

Trata tu cabello con cuidado cuando lo laves y lo seques. El cabello es frágil y debes tratarlo con cuidado, especialmente cuando está húmedo. El cabello húmedo se estira y rompe con facilidad, así que es importante que lo trates con cuidado cuando lo laves y lo seques con la toalla.

Trata tu cabello como si fuera un vestido de seda o una camiseta de lana fina. No lo restregarías bruscamente ni lo escurrirías para secarlo con una toalla, ¿cierto? Al igual que las telas especiales, debes tratar tu cabello con cuidado.

• Cuando laves tu cabello, masajea tu cuero cabelludo con las yemas de tus dedos y suavemente extiende el champú a través de tu cabello, en vez de frotarlo con fuerza. Haz lo mismo con el acondicionador.

• Deja que tu cabello se escurra momentos antes de exprimir suavemente el exceso de agua. Usa una toalla para secarlo con palmaditas.

Lávalo con champú no más de una o dos veces por semana. El cuero cabelludo produce un aceite natural denominado sebo que evita que el cabello se reseque. Cuando lo lavas muy seguido, eliminas este aceite antes de que tenga la oportunidad de ir a lo largo de tu cabello y brindarle protección. Lavarlo solo algunas veces por semana lo ayudará a mantenerse brillante y saludable.

• Cuando dejes de lavarlo todos los días, al principio tu cuero cabelludo producirá sebo en exceso, ya que está acostumbrado a la rutina de lavarlo cada 24 horas. Después de una semana más o menos, las cosas se nivelarán y tu cabello ya no se verá graso inmediatamente.

• Si te preocupa que tus raíces se vean grasas los días que no lavas tu cabello, usa champú seco para limpiarlo. Puedes comparar una botella de champú seco o preparar el tuyo simplemente mezclando una cucharada de harina de maíz y ½ cucharada de bicarbonato de sodio. Rocíalo en las áreas grasas, déjalo reposar cinco minutos y después péinalo.
4

Deja que tu cabello se seque al aire libre en vez de usar una secadora. Esta es una regla difícil que seguir para las personas que están acostumbradas a usar secadoras y otras herramientas de peinado para crear el look perfecto todos los días. Cuando tu meta es restaurar tu cabello para que esté saludable, usar un producto caliente es como dar cada vez un paso hacia atrás. Empieza a dejar que tu cabello se seque al aire libre e intenta aceptar tu look natural para darle a tu cabello la oportunidad de que se sane.

• Si sientes que realmente debes usar herramientas calientes, úsalas a una baja temperatura y solo en ocasiones especiales.

• Como es posible que pase un poco de tiempo hasta que tu cabello se restaure por completo, posiblemente al inicio no se vea como quieres. Podrías sentir la tentación de planchar esos rulos encrespados o darle un poco de vida a esos mechones lisos y secos. Vale la pena que esperes hasta que tu cabello esté saludable; verás que su textura mejora enormemente si eres paciente.
5

No lo cepilles. Cepillarlo con un cepillo de cerdas de plástico es muy dañino para el cabello, especialmente si lo haces cuando está enredado. Terminarás jalando tus pelos y rompiéndolos por la mitad. Para desenredarlo, usa un peine de dientes anchos en vez de un cepillo. Péinalo suavemente, poco a poco desde las puntas hasta las raíces, hasta que puedas pasar el peine por tu cabello sin encontrar ningún nudo.

• Es sumamente importante que no lo cepilles cuando está mojado, ya que es mucho más frágil cuando está mojado que cuando está seco. Si lo cepillas cuando está mojado, terminarás con el cabello quebradizo y las puntas desgastadas.
• 6

• No lleves peinados restrictivos. Ciertos peinados jalan el cabello y hacen que se desgaste o rompa. Las extensiones de cabello y el pelo postizo son malísimos para el cabello. Ya sea que los cosan o peguen en tu cabello, inevitablemente le causan un daño (y, en los peores casos, dan lugar a áreas con calvicie). Cuando buscas restaurar tu cabello para que esté saludable, es mejor que evites por completo usar peinados que sean duros con tu cabello.
1
Acondiciona tu cabello cada vez que lo laves con champú. El champú está diseñado para limpiar tu cabello y el acondicionador para mantenerlo hidratado, flexible y brillante. Cuando acondiciones tu cabello, coloca un poquito de acondicionador en tus palmas, aplícalo a unos dos centímetros de tus raíces y usa tus dedos para distribuirlo a lo largo de tu cabello. Concéntrate en asegurarte de que las puntas reciban un tratamiento especial, ya que se resecan mucho más rápido que las raíces. Enjuaga tu cabello por completo cuando termines.
• No uses más acondicionador de lo que necesitas para cubrir tu cabello ligeramente. Usar demasiado hará que esté cargado y que se vea graso.
• Para darle un toque final de brillo adicional, enjuaga tu cabello con el agua más fría que puedas soportar. Esto hará que el tallo de tu cabello se extienda y se vea más liso y brillante que si usaras agua caliente.
2
Usa tratamientos de acondicionamiento profundo una vez cada algunos meses. Estos tratamientos están diseñados para penetrar en tu cabello para mantenerlo hidratado toda la semana. Aplica más o menos una cucharada de acondicionador profundo en tu cabello y péinalo desde las raíces hasta las puntas. Después, amontona tu cabello en la parte superior de tu cabeza, asegúralo con una pinza y cúbrelo con una gorra de baño. Espera al menos una hora antes de lavarlo con champú.
• Puedes comprar estos tratamientos en la tienda o simplemente usar un producto casero como el aceite de coco, de almendra o de oliva.
• No lo acondiciones profundamente más de una vez por semana, ya que hacerlo con mucha frecuencia en realidad puede dañarlo.
3
Usa una mascarilla capilar casera. Los días en que tu cabello se vea débil, apagado o encrespado, una mascarilla capilar puede restaurar su buena textura y brillo. Usa una mascarilla capilar después de mojarlo en la ducha y lávalo con champú cuando termines de ducharte. Estos son algunos artículos caseros comunes que hacen maravillas en el cabello dañado:
• Para el cabello apagado, usa una cucharada de miel o la clara de un huevo.
• Para el cabello encrespado, usa un plátano o aguacate licuado.
• Para el cabello seco, usa una cucharada de leche o yogur.
4 Para el cabello mixto, usa una combinación de cualquiera de los ingredientes Usa un aceite o suero como toque final. Después de que tu cabello esté seco, el aceite o suero sirve para evitar que se encrespe y lo protege de algunos elementos dañinos. Busca un suero antifrizz o un aceite de cabello mixto y usa tus dedos para peinar algunas gotas en tu cabello. Si no quieres comprar un suero especial, usa un poco de uno de los siguientes aceites:
• Aceite de argán
• Aceite marroquí
• Aceite de jojoba
• anteriormente mencionados.
5
Usa un cepillo de cerdas de jabalí. Aunque la mayoría de cepillos son dañinos para el cabello, los cepillos de cerdas de jabalí son la excepción. Estos cepillos están hechos de fibras naturales que emulan de cerca la textura del cabello humano. Están diseñados para llevar el sebo de las raíces de tu cabello hacia las puntas, para que todo el largo de tu cabello reciba los beneficios nutritivos de los aceites naturales de tu cuero cabelludo.
• Primero usa un peine de dientes anchos para desenredar tu cabello y después cepíllalo desde las raíces hasta las puntas con un cepillo de cerdas de jabalí. Tu cabello estará suave y brillante cuando termines.
• Los cepillos de plástico no brindan este beneficio.

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados